¿POR QUÉ NARIZ ROJA?

Después de varios meses dándole vueltas, he decidido poner en marcha este proyecto con valentía e ilusión, abandonando el mundo de los Recursos Humanos.

Me apetecía mucho que el centro estuviera en este barrio, porque aquí nací, crecí y sigo viviendo y porque necesitábamos un lugar especial y único para bebés y niños (e incluso adultos) donde poder crecer y desarrollarse. Y…¡ya está aquí Nariz Roja!

El nombre se lo ha puesto mi hijo, Jorge, pues es así como llama a los payasos. Me pareció una monada y además simboliza muy bien algunos de los valores que deseo transmitir: diversión, alegría, emoción. Y así es como creo que mejor aprenden nuestros pequeños, de una manera lúdica y entretenida.

AGRADECIMIENTOS

Quiero dedicar este proyecto a dos de mis amores: mi madre y mi hijo, porque los dos saben emocionar, disfrutar y divertir. No sin olvidarme de mi otro AMOR, mi marido Jorge, al que dedicaré…¡mi próximo Nariz Roja!

También me gustaría agradecer el apoyo, el esfuerzo y el trabajo de varias personas que han hecho posible que este proyecto se haga realidad:

– A mi padre y a mi hermana del alma, por su dedicación y por confiar siempre en mí.

– A mi querida prima, Chemina, porque desde el principio ha mostrado una gran ilusión en este proyecto y se ha involucrado en la maravillosa labor de la decoración del local.

– A Coky, por su tesón y gran ayuda.

– A Mariajo, creadora de los dos niños que representan Nariz Roja, por su entusiasmo y por hacer todo con tanto arte.

– A Iñaki, mi fiel compañero, por su gran apoyo en todo lo relacionado con la comunicación de Nariz Roja. Excelente trabajo. Gracias por tu entusiasmo y dedicación.

– A Ángel Cervera, por su simpatía, amabilidad y ayuda en todo momento.

– A mis amigas, que siempre me han apoyado e ilusionado.

– Al equipo de profesores, ya que sin ellos este proyecto no sería posible.

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS!